viernes, 18 de abril de 2014

MAMOGRAFÍA, ECO DE MAMA Y BIOPSIA DE MAMA


MAMOGRAFÍA, ECO DE MAMA Y BIOPSIA DE MAMA

Entrada dedicada a mis compañeros del CIP de FP Batoi- Alcoi (Alicante)

     19 de octubre día Mundial contra el Cáncer de Mama.
Desde hace años la Organización Mundial de la Salud apuesta por las medidas de prevención en esta cuestión: “La detección precoz a fin de mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos de cáncer de mama sigue siendo la piedra angular de la lucha contra este cáncer”. “El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.” “El diagnóstico temprano sigue siendo una importante estrategia de detección precoz…La mamografía es el único método de cribado que se ha revelado eficaz.”
En España, todas las comunidades tienen implantados programas de cribado de cáncer de mama, variando las edades de realización de las mismas, siendo en algunas a partir de los 45 años. El plan de Sanidad es que se hagan mamografías a todas las mujeres entre 50 y 69 años bianualmente. La Asociación Española Contra el Cáncer también apuesta por ello. 

¿Qué es una mamografía?
    Es una radiografía de la mama que se realiza en un aparato especialmente diseñado para ello llamado mamógrafo (imagen encabezado)

¿Para qué sirve?
     Permite detectar pequeños tumores antes de que la mujer los perciba y que no es posible detectarlos con otras exploraciones. A menor tamaño del tumor, mayores son las posibilidades de curación. La dosis de radiación es baja y sus beneficios superan con creces los riesgos de la misma.
El hombre padece el 1% de este tipo de cáncer; 1 de cada 100 cánceres de mama diagnosticado lo es en varones. 
       Es la exploración de elección en las patologías mamarias en las mujeres mayores de 30 años (dolor, aparición de cambios en la piel, asimetrías, secreción por el pezón, detección de algún bulto, etc…). En las menores de esta edad la primera opción diagnóstica es, en general, la ecografía.

Preparación para la mamografía:
  • Aseo personal
  • Evitar usar polvos de talco o crema corporal (antes de la mamografía).
  • Puede tomar la medicación habitual
  • Es aconsejable, si las tiene, aportar mamografías previas para que el radiólogo pueda valorar posibles cambios. 

¿Cómo se realiza?
Pasará a un box para quitarse toda la ropa y complementos que lleve de cintura para arriba.
El técnico en radiología le dirá como ha de colocarse.
Se pondrá de frente al mamógrafo con el torso desnudo y apoyará un pecho sobre una placa de plástico, otra placa lo presionará desde arriba. Estas placas aplanan el pecho y lo mantienen inmóvil mientras se toman las radiografías. A cada mama se le realizan dos exploraciones:
o   De arriba hacia abajo
o   Del lado externo al interno (lateral)
o  En algunos casos son necesarias proyecciones (mamografías) adicionales
o   En otros casos es necesario completar el estudio con una ecografía.

Es indolora pero puede resultar molesta por la presión que ejercen las placas del mamógrafo sobre el pecho. Esta opresión dura unos segundos y en cuanto se realiza la radiografía, el mamógrafo deja de presionar.

Es imprescindible comprimir la mama por varios motivos:
  •           Mejora la nitidez de la imagen
  •          Iguala el espesor del tejido mamario, mejorando su visualización
  •          Reduce la dosis de radiación al reducir el grosor de la mama
  •          Reduce la borrosidad al no permitir el movimiento de la mama
  •       Reduce la radiación dispersa mejorando, por ello, la calidad de la radiografía

Duración: Unos 20 minutos.
Pero, normalmente, tras la exploración hay que esperar a que el radiólogo verifique la calidad de la imagen y que no son necesarias más proyecciones o exploraciones adicionales (ecografía).

Limitaciones: las más importantes son
  1. -  Mujeres embarazadas
  2. - Los implantes mamarios pueden dificultar esta exploración e incluso “ocultar” imágenes patológicas.

Cuidados posteriores: Ninguno

¿Qué es una ecografía de mama?
Para esta exploración se emplean ultrasonidos. Y está indicada en menores de 30 años y como complemento a la mamografía o en aquellos casos en los que la lesión es poco o nada visible con la mamografía. 
Es una exploración totalmente inocua (no usa rayos X) e indolora.

Preparación: la misma que en la mamografía.

¿Cómo se realiza?
Se desprenderá de toda la ropa de cintura para arriba.
Se tumbará boca arriba en una camilla y le pedirán que coloque los brazos sobre la nuca.
El radiólogo hará una exploración de sus mamas con la sonda ecográfica:
o   Aplicará gel sobre la piel
o Irá deslizando el transductor (sonda) sobre la piel para obtener las imágenes diagnósticas.
-      Finalizada la exploración le facilitarán una toalla para limpiarse el gel,se podrá vestir y marcharse.
       Los resultados se le envían al médico que solicitó la prueba.

Duración: entre 10 y 20 minutos
Cuidados posteriores: Ninguno.

¿Qué es una biopsia percutánea de mama?
Es una técnica de radiología intervencionista.
Si las imágenes radiográficas (mamografía o ecografía) no son suficientes para el diagnóstico, en algunos casos es necesario un análisis del tejido mamario para confirmar o descartar cánceres u otras patologías.
Mediante la punción se pueden obtener muestras de células, tejido o líquido que después será analizado.
Existen varios tipos de biopsias percutáneas de mama y se empleará el más adecuado para usted dependiendo del tipo y tamaño de la lesión, de la información que se busque y de las imágenes diagnósticas previas.

Tipos de Biopsia Percutánea: 
- Según el equipo que se emplee:
  o   Ecoguiada (mediante ecógrafo)
  o   Estereotaxia (mediante el mamógrafo)
  o   Resonancia magnética
-  Según el tipo de aguja empleada y la técnica:
   o   PAAF: punción aspiración aguja fina
   o   BAG: biopsia con aguja gruesa
   o   BAV: biopsia asistida por vacío. 
PAAF es la más barata y más rápida. Es prácticamente inocua. Se llama punción aspiración con aguja fina porque las agujas que se emplean son de entre 25 y 21 G (0,8 mm). Se empela una aguja y se aspira con una jeringa. Se utiliza para extraer células de la lesión que se analizarán (citología) para determinar si son benignas o malignas. No aporta más información.
En el vídeo se muestra una PAFF ecoguiada. La BAG ecoguiada es similar variando sólo el tipo de aguja. 
BAG: se emplean agujas más gruesas, entre 18 y 14G. Ha supuesto un gran cambio en el diagnóstico de las lesiones mamarias sustituyendo a las biopsias quirúrgicas, en la mayoría de los casos. Con ella se consiguen obtener finos cilindros de tejido, y permite reconocer el tipo de lesión y realizar un diagnóstico mucho más fiable que con la PAAF. Se emplean agujas semiautomáticas de corte tipo Tru-cut (imagen 2) y al usarlas tienen un característico sonido de “clic-clac”. Es muy importante que no se asuste al oír ese sonido y no se mueva. 
imagen 2: aguja semiautomática tru-cut

BAV: es una evolución de la PAAF y la BAG. En este caso la aguja es asistida por vacío. Las agujas son de gran calibre (11 o 10 G). Las muestras se obtienen mediante asistencia informática, los cortes son guiados por un ordenador (imagen 3) siendo de mayor calidad la muestra obtenida y además, con un único pinchazo se pueden obtener numerosas muestras. 
imagen 3: Sistema BAV

Preparación:
  •  No requiere ayunas y no precisa ingreso hospitalario
  •  Aseo personal previo
  • Evitar  usar polvos de talco o crema corporal.
  • Puede tomar la medicación habitual  
  • DEBE NOTIFICAR si toma antitrombóticos o anticoagulantes (Aspirina®, Plavix®, sintrom®, etc), debido a que en algunos casos es necesario cambiar el tratamiento los días previos o posteriores.
  •  Aportará el Consentimiento informado firmado, que le habrá entregado el médico que solicitó la  prueba.


¿Cómo se realiza la prueba?
Misma preparación que para la mamografía.
Una vez localizada la zona a puncionar, le aplicarán un antiséptico local (betadine®, cristalmina®, etc) en la mama.
Le administrarán anestésico local si se trata de BAG o BAV. En la PAAF al tratarse de agujas finas (como las de la anestesia), resultaría más dolorosa la administración de la anestesia que la punción en si. 
Sentirá el dolor del pinchazo de la anestesia y puede percibir un ligero escozor.
Cuando la zona queda anestesiada es el momento de realizar la punción para la toma de muestra.
Finalizado el procedimiento, nada más retirar la aguja, le aplicarán presión sobre la zona de la punción hasta que deje de sangrar.
En las BAV además se aplicará hielo frío para reducir el hematoma durante unos minutos.
Una vez deje de sangrar, se le cubrirá la zona de la punción con un apósito.
Los resultados llegarán al médico que le solicitó la prueba en un par de semanas.
Duración:
        Dependiendo de la técnica, se tardarán entre 20 y 60 minutos. 

Cuidados posteriores.
        Si notase dolor puede tomar analgésicos tipo paracetamol, 
NO TOMARÁ ácido acétil-salicílico (Aspirina®) porque puede facilitar el sangrado.
        La aparición de un hematoma es normal y se reabsorbe en unos días. Aplicarse frío local el día de la punción le puede ayudar.
La infección de la zona es poco frecuente, pero si aparece fiebre, enrojecimiento o hinchazón de la mama debe acudir a su médico.
Evitará levantar pesos o hacer trabajos que requieran esfuerzo con el brazo de la mama puncionada.
Se aplicará antiséptico local (betadine®, cristalmina®, etc) durante un par de días. 

Agradecimientos al Dr. Pascual y Dr.Sánchez por sus correcciones y aportaciones, a Lourdes Ferrando por inspirar y sobre todo a Mª Luisa Campos por "obligarme" a ello. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario