domingo, 29 de enero de 2017

Reservorio venoso subcutáneo o Port-a-cath

IMPLANTACIÓN DE UN 

RESERVORIO VENOSO SUBCUTÁNEO

 o PORT-A-CATH

 


Información y consejos sanitarios en procedimientos intervencionistas

Un reservorio venoso subcutáneo es un dispositivo que se implanta debajo de la piel unido a un catéter cuya finalidad es preservar el capital venoso de los pacientes con tratamientos de larga duración, administración de citostáticos o frecuentes extracciones sanguíneas. El reservorio queda implantado en el pectoral y la punta del catéter queda alojada en vena cava superior o aurícula derecha por tratarse de lo que llamamos catéter venoso central. 
 Está fabricado con materiales biocompatibles: titanio, silicona o poliuretanos de última generación que permiten que permanezcan durante años sin provocar rechazos y permiten miles de pinchazos sin deteriorarse. 
El reservorio se suele implantar subcutáneamente en la zona del tórax quedando totalmente oculto y desapercibido a simple vista, otras zonas de implantación pueden ser el brazo o el abdomen.
Este procedimiento se realiza en una sala de radiología vascular intervencionista o quirófano para mantener las máximas medidas de asepsia y evitar infecciones. No requiere anestesia general, sólo local porque es una técnica poco agresiva (una incisión o corte en la piel) y tampoco precisa hospitalización. 
Una vez implantado, mediante técnica estéril percutánea se puede acceder a la membrana del reservorio con una aguja especial en ángulo recto que llega hasta la cámara que está unida al catéter.
En esta animación encontrará información básica: click AQUÍ
Según los protocolos de actuación de cada hospital el procedimiento podría tener variaciones, pero generalmente estos serán los pasos:
PREPARACIÓN
  •  Es necesaria una analítica sanguínea previa para evitar sangrados: valores de coagulación y un hemograma.
  • Si toma anticogulantes o antitrombóticos debe comunicarlo al médico que le solicita la implantación así como debe decirlo antes de iniciar el procedimiento, en algunos casos será necesario suprimirlos durante unos días o sustituirlo por otro tipo de medicación
  • Será necesario que lea y aporte el formulario del Consentimiento Informado
  • Se recomienda acudir duchado 
  • Y 6 horas de ayunas, debe preguntar si puede tomar su medicación habitual con un poco de agua o infusión en su horario habitual. 



PROCEDIMIENTO

Notificará su llegada en el Servicio donde le han citado y  será recibido por la enfermera.
Ella comprobará su identidad, revisará su analítica, y le explicará cómo se va a desarrollar el procedimiento, además le hará una serie de preguntas:

  • Alergias a medicamentos: anestesia local, antibióticos o contrastes radiológicos
  • Medicamentos que toma habitualmente: anticoagulantes o antitrombóticos
  • Si le han indicado alguna premedicación  (dosis de antibiótico) y la ha tomado
  • Horas de ayuno

Comprobados todos los ítems de seguridad pasará a un box donde se retirará la ropa y elementos que puedan molestar durante el procedimiento, le facilitarán una bata, un gorro y unas calzas.
El siguiente paso será pasar a la sala de radiología intervencionista o quirófano donde:
  • Acomodación en la mesa quirúrgica, acostado boca arriba, postura lo más cómoda posible sin interferir al médico. Es muy importante que esté relajado y evite movimientos bruscos.
  • Canalización de una vena periférica, en el brazo, y por si precisa medicación: antibióticos, sedantes o fluidos. 
  • Preparación de la zona: lavado con antiséptico y rasurado si es necesario.
  • Monitorización con pulsioxímetro (dedal), electrodos cardiográficos (pegatinas) y manguito de tensión para conocer sus constantes vitales en todo momento
El Equipo de Radiológico implantador del reservorio vestirá con ropa estéril, gorro y mascarilla para reducir el riesgo de infección. Todo el material también estará estéril.
Antes de iniciar el procedimiento el médico visualizará ecográficamente sus venas del cuello (o zona elegida) para seleccionar la más adecuada.
Seleccionada la vena, le administrarán anestesia local subcutánea, tanto en la zona de punción como en la zona que ha de ir el reservorio. Sentirá unos pinchazos y escozor. Pasados unos minutos no debe sentir dolor en la zona aunque sí percibirá que le “están tocando”. 
Durante el procedimiento intentará no moverse y hacer caso a las indicaciones del Equipo Sanitario: “contenga la respiración, respire suave, gire la cabeza hacia un lado u otro”.
Si siente dolor o cualquier síntoma diferente debe comunicarlo de inmediato.
Durante el procedimiento y sobre todo al final del mismo se visualizará el catéter mediante radiografías para localizar  la punta del catéter. 
 Una vez implantado el reservorio y el catéter en los lugares adecuados se comprueba el correcto funcionamiento y se sutura la incisión.
Al finalizar portará:
  1. Un apósito tipo tirita en el cuello (llevará un punto de sutura)
  2. Un apósito un poco más grande en el pectoral (la incisión no supera los 10 cm)


POSTOPERATORIO INMEDIATO
Finalizado el procedimiento pasará a una sala de observación donde permanecerá alrededor de dos horas semi-incorporado en una cama.
Durante este tiempo se monitorizará su presión arterial, pulso y saturación de oxígeno, se vigilará su estado general y nivel de dolor así como el posible sangrado.
Pasado este tiempo si no se detectan cambios podrá abandonar el hospital.
Si su reservorio es de alto flujo le darán una tarjeta informativa donde indica que es apto para la realización de tomografías con contrastes radiológicos, si no de este tipo, recuerde que será necesario canalizarle una vía periférica para este tipo de exploraciones. 

DURACIÓN DEL PROCEDIMIENTO:
Será aproximadamante de unas 3 horas: la implantación serán unos 30 minutos y las dos horas que permanecerá en observación. 

PRIMEROS CUIDADOS:
Una vez salga del hospital podrá seguir con sus hábitos de vida normales: comer, pasear, etc. Pero no debe hacer ejercicio brusco ni actividades que puedan provocar contusiones en la zona del implante. Si tiene animales domésticos evitará que se acerquen a la zona del implante.  
En el domicilio vigilará la aparición de secreción o sangrado en el apósito, o signos de inflamación o infección (fiebre, calor local, edema, etc).
Si tiene dolor podrá tomar analgésicos tipo paracetamol según prescripción médica.
A las 24/48 acudirá a un centro sanitario para:
  • Cura y cambio de apósitos
  • Comprobar el funcionamiento del reservorio y sellado con heparina
Durante los siguientes días podrá realizar aseo personal evitando mojarse la herida. Tras la ducha importante limpiarse bien la zona con gasas estériles, aplicar el antiséptico que le indiquen y tapar con nuevo apósito. Realizará en el domicilio las curas según indicación.  
A los 7/10 días acudirá para:
  • Retirada de puntos
  • Comprobar el funcionamiento del reservorio

El reservorio se puede usar desde el primer momento pero, se recomienda esperar 48/72 horas para ello aunque las molestias locales puedan duran varios días: enrojecimiento, calor, dolor, hinchazón local.

CUIDADOS POSTERIORES:
Si está en uso (tratamiento activo) el  profesional de Enfermería comprobará el buen funcionamiento del mismo, es decir, se puede extraer sangre y se puede administrar medicación y al finalizar el uso, lavará con suero fisiológico y sellará con solución heparinizada.  
Si no está en uso, deberá acudir a su Centro de Referencia una vez cada 4/8 semanas para comprobar el buen funcionamiento, lavar el sistema y sellarlo con solución heparinizada.
Mientras porte el reservorio evitará  deportes o actividades que tengan riesgo de movimientos bruscos o contusiones en la zona de colocación del reservorio.
Cuando ya no sea necesario el reservorio, aunque no haya síntomas de infección, se recomienda retirarlo. Al igual que su implantación, se realizará en una sala de radiología vascular intervencionista o quirófano con las máximas medidas de asepsia. Para su retirada no será necesaria ni anestesia general ni permanecer hospitalizado.

Complicaciones a largo plazo:
  • Infección
  • Trombosis venosa
  • Mal funcionamiento
  • Desplazamiento del reservorio
  • Necrosis de la piel
Ante cualquier duda o detección de anomalía no dude en acudir a su Centro de referencia
Otra información para pacientes en inglés y español: click AQUÍ
 
 INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES DE ENFERMERÍA:
Manejo de reservorio subcutáneo para enfermería:  AQUÍ 
Infografías sobre ténica de punción y mantenimiento AQUÍ  y AQUÍ
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario