lunes, 20 de marzo de 2017

Contrastes radiológicos orales


CONTRASTES RADIOLÓGICOS ORALES
¿Qué me han dado para beber?

Información y consejos sanitarios relacionados con la toma de contrastes por vía oral. 

Hace unos meses tuve ocasión de participar en las V Jornadas de Actualización Radiológica Región de Murcia celebradas en Lorca. En ellas se me invitó a hablar sobre los contrastes iodados por vía oral, tema poco tratado en este tipo de Jornadas y que me ha aportado nuevos conocimientos.
En una anterior entrada de este blog ya escribí acerca de los contrastes radiológicos intravenosos, quedaba pues, pendiente escribir sobre los orales.

         Si bien todos los contrastes orales son seguros y útiles, la decisión de ofrecerle uno u otro estará relacionado con tres factores principalmente: con su patología, las preferencias del radiólogo que informa la exploración y lo que haya disponible en el hospital donde se la realice. 
           No hay ni buenos, ni malos contrastes orales, porque todos cumplen su objetivo.

¿Para qué sirven los medios de contraste radiológicos?

Según la Organización Mundial de la Salud (2004):
Los medios de contraste radiológico son necesarios para definir estructuras tisulares blandas como vasos sanguíneos, estómago, asas intestinales y cavidades del cuerpo que no se visualizan con examen estándar de rayos X. Los medios de contraste de este grupo que contienen átomos pesados (metal o yodo) absorben una cantidad de rayos X muy diferente respecto del tejido blando circundante, por lo que se visualizan las estructuras examinadas en las radiografías.

¿Qué características deben tener estos medios de contraste cuando se dan por vía enteral (oral/rectal)?
Según la Sociedad Española de Radiología Médica (2007) deben:
  •        Ser aceptados por el paciente y de fácil administración
  •        Ser sustancias inertes (que no se alteran), seguras y sin efectos secundarios
  •        Su distribución debe ser uniforme por el tracto digestivo
  •        Su eliminación debe ser por el tracto gastrointestinal sin pasar a la circulación
  •        Ayuden a identificar las estructuras del tracto digestivo
  •        Con coste aceptable

¿En qué condiciones debo acudir a una exploración que requiere tomar contraste?
Acudirá siempre que tenga una exploración contrastada, ya sea con contraste oral o intravenoso en ayunas de 6 horas.
Antes debe informarse si puede tomar su tratamiento habitual un par de horas antes con un poco de agua, algunos contraste pueden alterar la absorción de estos medicamentos y es preferible tomarlas antes que el contraste.
Si tiene alguna alergia, no dude en comunicarlo antes de iniciar la exploración.
O si está embarazada o tiene dudas, también debe comunicarlo. 
En caso de ser lactante madre, ningún contraste oral presenta riesgo para el niño lactante (al final explico un poco mejor esta cuestión).

Tipos de contrastes orales que le pueden ofrecer previo a un estudio radiográfico:
Los empleados con mayor frecuencia en radiología contrastada y tomografía (TAC) son:

AGUA
AIRE
CONTRASTES IODADOS
SULFATO DE BARIO

- El agua es un contraste neutro, dando una imagen gris.
- El aire hará que la estructura se vea negra.
- Los iodados y el baritado, blanquean las imágenes.

El contraste que se usa con mayor frecuencia en radiología contrastada del aparato digestivo, EGD, TI y enema opaco, es el sulfato de bario sólo o en combinación con aire. Si sospechan que su patología está relacionada con una obstrucción o perforación intestinal, seguramente le administrarán un contraste iodado.
       En tomografía podrán emplearse tanto los baritados, como los iodados, el agua y el aire, este último se emplea en las colonoscopias virtuales.




¿Cuánto contraste tendré que beber?
¿Cuánto tengo que esperar?
Desde 1 vaso hasta 1,5 litros dependiendo del tipo de estudio, de su patología y de las preferencias del radiólogo podemos estimar estas cantidades
Radiología contrastada: 
      - EGD y tránsito: 500 ml
Estudio tomografía:
-         Toráx: 200 ml
-         Parte alta digestiva: 500 ml
-         Intestino: entre 750 y 1500 ml
Los tiempos de esperan pueden variar desde “beba y pase” a "tiene que esperar una hora aproximadamente", en algunos hospitales para reducir los tiempos de espera le darán la pauta a seguir e iniciará la toma en su domicilio antes de acudir al centro.
En algunas exploraciones, como la colonografía, será necesario una pauta los días previos que tomará en el propio domicilio.
En caso de administración rectal, se le insertará una sonda blanda y la dosis es alrededor de 2 litros, bien sea de solución baritada o de solución iodada. 

¿Y si no me lo bebo qué sucede?
Para que su exploración sea lo más útil posible, es imprescindible seguir la pauta que le indiquen en cuanto a cantidad y tiempos de espera, de lo contrario partes de su intestino pueden quedar sin contraste y será complicado distinguir algunas partes. En algunos casos, cuando no se ha tomado suficiente contraste, será necesario ampliar el estudio o incluso repetirlo.
En caso de no poder ingerir tanto líquido es importante avisar al Equipo de sanitarios que le acompañan durante la exploración y ya le indicarán la pauta a seguir, pero no olvide que siempre será mejor tomar 2 vasos a forzar la ingesta y producirse un vómito.
En caso de portar sonda nasogástrica, el contraste se le puede administrar a través de ella. Si está en ayunas (dieta absoluta), no dude en comunicarlo para que evalúen las ventajas de su administración y el tipo más adecuado. 

Cuidados a seguir después de la ingesta de contrastes
Una vez acabada la exploración podrá seguir con sus hábitos de vida. 
Podrá beber y comer su dieta habitual y seguir con su actividad habitual. 
Tras la toma de contraste la recomendación será que tome muchos líquidos, al menos, durante el día de la exploración para facilitar su eliminación cuanto antes: 
- si ha tomado bario, puede producirle estreñimiento y heces blanquecinas. 
- si ha tomado iodado, no aparecen estos efectos pero a menor tiempo de permanencia en el cuerpo, menor probabilidad de absorción del producto.  

Un poco de información más avanzada
Comparación entre los contrastes baritados y los iodados
Si bien la diferencia en la calidad diagnóstica de ambos es similar, y se emplean en estudios tomográficos indistintamente, cada uno de ellos tiene unas características:
-Sulfato de Bario
* Buena delimitación de la mucosa, se mantiene durante todo el estudio en la misma concentración.
*  Se comercializa en diferentes concentraciones pudiendo elegir la más adecuada a cada tipo de exploración: oral, rectal o tomografía.  
*  Pocos efectos adversos, entre ellos
*   Molestias gastrointestinales: sensación de plenitud durante la exploración o estreñimiento en caso de no beber muchos líquidos después del procedimiento
*   Riesgo aspiración
*   Absorción nula e imposibilidad de presentar reacción alérgica
*  Desventajas en exploraciones de TAC: puede flocular, es decir, formar grumos que pueden confundir o tapar con una lesión si no está bien disuelto.

-Iodados hidrosolubles tiene un uso recomendado en los casos de:
*  Sospecha Perforación intestinal o fístula
*  Sospecha obstrucción intestinal
*  Previo a estudios endoscópicos
*  Alérgicos al Bario (muy raro) o sus excipientes
*  Desventajas: 
        El 1% del producto se puede absorber (podría aparecer reacción alérgica)
        * Según va pasando por el tracto digestivo se va diluyendo

En España se comercializan una decena de contrastes radiológicos iodados pero sólo tres están indicados para vía digestiva en su ficha técnica (on label), el resto de contrastes iodados en caso de darse enterales, el paciente debe ser informado de ello según Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios y el Real Decreto 1015/2009, de 19 de junio, por el que se regula la disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales

Los contrastes iodados autorizados para uso enteral en España son:
* Los amidotrizoatos (gastrografin®): contraste exclusivo de vía oral, es hiperosmolar, por tanto, sin diluir y según la dosis puede provocar diarrea porque aumenta la motilidad intestinal. Se emplea también en algunas patologías para acelerar el tránsito. Se caracteriza por presentar un sabor anisado. 
*  Iohexol (Omnipaque®) e Iodixanol (Visipaque®) ambos de baja osmolaridad y no iónicos por lo que son mejor tolerados que el anterior aún a dosis concentradas. No tienen sabor y no provocan diarrea. Se pueden administrar también intravenosamente.  

Seguridad en la lactancia:
Ninguno de ellos presenta riesgo para el niño lactante. El bario no se absorbe y los iodados se eliminan rápidamente y son prácticamente inabsorbibles, siendo su excreción en leche nula o mínima. (http://e-lactancia.org/). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario